El transcurso o sobre como lo esencial es invisible a los ojos.


En el vivero de la Sra. Hatsoo sobre la calle Jonte yo solía comprar plantines para mi antigua casa. Una tarde que fuí llevé unos pimpollos de jazmín marrones y pequeños, no habían llegado a estallar en flor. La Sra. Hatsoo me miró paciente y me dijo:-las personas por querer la flor se olvidan de la planta. La flor es un regalo de la planta que viene o no, no es lo importante.
Hace unos meses una pensona que vino a mi casa me hizo notar que mi balcón era todo verde y que no tenía ninguna flor. Sería mentira si digo que en ese momento me acordé de la Sra. Hatsoo, porque solo me sentí mal por no tener flores. 
Hace tres días mi arbusto de Jade floreció, e independientemente de la belleza y simplicidad de todas sus flores, pienso contemplativamente en el verde y en el mensaje detrás que no se me escapa, afortunadamente, de la vista.


Entradas populares