Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Noviembre en mi país.

Las personas se quejan y se quejan y no hacen una mierda.
Es como tener una gotera arriba de tu cama y que se moje la frazada y el colchón y quedársela mirando mientras el agua  entra la boca, en los ojos. Pensar en la gotera no va a hacer que la gotera deje de existir. Blasfemarla, no va a hacer que desaparezca.
Esos niveles de pasividad humana me revientan, me sacan de quicio.
Pero lo que más, lo que más me molesta, es cuando corren el colchón y ponen el balde porque lo único en peligro es la propia cama. Sus propios sueños.




Entradas más recientes

Dado vuelta estás vos.

Mi primer grafiti.

Uvas

Contame un cuento.

Actores.

Dos.

Cada día el último día

Abecedario.

Demasiado.